Ayuntamiento de La Almunia de Doña Godina

Ayuntamiento de La Almunia de Doña Godina

Estás en: Áreas > Turismo

Rutas

Las calles o los parajes naturales de los alrededores de La Almunia ofrecen distintas rutas alternativas

Ruta urbana

La ruta urbana para conocer La Almunia de Doña Godina puede comenzar en la calle Corazón de Jesús, junto al matadero, donde podremos aparcar para comenzar nuestro recorrido por el edificio más antiguo que guarda el casco urbano: el palacio de San Juan. Tras visitar el conjunto del palacio y su iglesia aneja -hoy biblioteca- la misma calle San Juan nos lleva hasta la Plaza de España, donde se ubica el Ayuntamiento. Desde las arcadas municipales nos desviamos por la calle Ortubia para ver diversos palacios aragoneses, giramos por Alfonso II para discurrir por otra de las calles con más casas nobles de la localidad hasta salir a la calle Garay junto a la iglesia parroquial. Antes de entrar en la plaza de la Iglesia, bajamos hasta el comienzo de la calle para admirar el palacio aragonés que ocupa el número 1, casa en la que nació el cineasta Florián Rey.

La plaza de la Iglesia y la aneja del Jardín nos ofrecen uno de los rincones con más sabor de la villa. La torre mudéjar, la imponente estampa del templo y el devenir de las cigüeñas nos servirán de compañía. Una estrecha calle lleva hasta la Plaza de los Obispos o de los Toros, como la conoce todo el mundo. Es una de las plazas más recoletas del lugar, con algunos hermosos palacios.

Saliendo por la calle El Paso y girando a la derecha llegamos al colegio público, con sus torreones un tanto empequeñecidos por los edificios circundantes. Regresamos por la calle de la Iglesia y nos desviamos a la izquierda por la calle Lanceros siguiendo el costado del templo. Esta recoleta callejuela va a parar a la de Garay frente a uno de los palacios más hermosos de la villa.

Aunque con este recorrido hemos visto lo fundamental de La Almunia, es muy recomendable callejear por sus recoletas calles donde nos asaltarán rincones plenos de sabor popular. También merece la pena acercarse hasta la iglesia de San Lorenzo, conocida como El Fuerte, en proceso de rehabilitación para convertirse en el Centro de Interpretación del río Jalón. Por último, ya en coche, merece la pena acercarse hasta la ermita de Cabañas y visitar la cercana Huerta de los Balcones, réplica casi exacta de la fachada consistorial, construida sólo tres años más tarde en 1786.

Rutas naturales

A pie o en bicicleta entre frutales en flor

La variedad y calidad de la fruta de Valdejalón nos regala cada primavera con un espectáculo único: la floración de miles de árboles frutales. Desde que florecen los almendros en las zonas más altas de las sierras hasta que, al calor del sol primaveral, les van siguiendo los cerezos, albaricoques, ciruelos, melocotoneros, perales y manzanos, los campos de cultivo de esta comarca tejen alfombras multicolores con tonos pastel que perfuman el cálido viento. Del blanco níveo a los mil matices del rosa, la gama tonal de las flores se combina al capricho de bancales y tablas mezclando sus flores con las hojas recién nacidas que aportan el verdor que presagia el fruto futuro. Existen muchas zonas en Valdejalón donde disfrutar del espectáculo de la naturaleza en flor. Proponemos tres de ellas:

La ribera

Las plantaciones de frutales en torno a la ribera del río Jalón conforman un corredor verde en el que los campos en flor combinan con el bosque de sotos y riberas.

El monte

Las antiguas zonas de monte de los términos de Ricla, Calatorao o Épila, tras la apertura de pozos de riego, se han convertido en modernas fincas agrícolas con multitud de frutales.

La vega de La Almunia

En La Almunia de Doña Godina existe una red de caminos totalmente llanos, muchos de ellos asfaltados, que recorren cientos de hectáreas de vega plagadas de plantaciones de frutales. Por sus características, estos caminos que parten desde la villa son especialmente aptos para pasear a pie o en bicicleta.